MI PEDIDA 💍 THE PROPOSAL

1 Comments

Buenas noches Bombones :) Nervios totales con el post de hoy :) ¡Qué recuerdos tan bonitos!
Como ya sabéis Toño y yo nos casamos el próximo año, pero lo que no sabéis es como fue mi
pedida "LA PEDIDA" con mayúsculas. No puedo evitar sonreír al recordar como fue todo.
Voy a intentar explicar todo bien pero creo que este post necesitará un vídeo, con estas cosas
necesito explicarme en vivo y en directo, aunque seguro que notáis mi euforia en estas letras.

Todo comenzó en un viaje a París, semanas previas a Navidad, todo precioso e iluminado.
Ya sabéis que amo París, pero en estas fechas no puede estar más bonito. Hacía frío pero
un frío de ese que gusta, de ese que te arropa con bufandas pero no te congela la nariz.
El cielo brillaba y tenía fuerza, esto parece una locura pero en las fotos se puede apreciar
el ambiente, era una tonalidad roja naranja que lo hacía intenso y especial, muy especial.


Habíamos llegado ese mismo día, nuestro avión aterrizó por la tarde, fuimos al hotel nos 
duchamos y decidimos salir a cenar a un sitio bonito. Ya que habíamos llegado tarde 
queríamos aprovechar el día. Era nuestra segunda vez en París, pero teníamos las mismas
ganas que la primera de ver la Torre Eifell, así que esta fue nuestra primera parada. Como
yo quería sacar fotos para el blog, nos pusimos guapos. "Esta era la excusa de ir así de
arreglados" Tengo que decir que me extraño que Toño cediera tan rápido a ponerse pajarita,
pero como ya le había dado la tabarra días antes con lo de hacer fotos chulas en la Torre
Eifell tampoco le dí importancia. Para un día que me hacía caso dije ¡Esta es la mía!


Después de la sesión de fotos y yo con mi objetivo cumplido en la mente decidimos ir en busca
de nuestro sitio bonito para cenar. Ya habíamos estado mirando por internet y teníamos alguno
en mente, pero no sabíamos realmente cuál elegir. Siempre que vamos a París nos gusta darnos
el capricho un día de ir a un sitio especial. Esta ciudad es tan romántica que la ocasión se precia.
El caso es que Toño me sugirió que fuéramos hacia la Torre de Montparnasse, habíamos visto
que en la última planta había un restaurante precioso y casi tengo que reconocer que era mi 
favorito. Había estado echando un vistazo por internet y las fotos eran espectaculares. 


De camino hacia allí me entro muchísima hambre. Ahora viene lo gracioso. Y yo como ya saben
los que me conocen, cuando me entra el hambre me pongo insoportable. Peor que los niños. jaja.
El caso es que a medio camino ya no me apetecía andar más y le dije a Toño que ya no quería ir
a ese restaurante que me apetecía cenar en cualquiera de los sitios por los que estábamos pasando
y que quería sushi, que me había entrado mono de sushi y lo quería ahora y ya. "Modo Berrinche"
Toño con más paciencia que un santo me intentó convencer para que continuáramos, me dijo
que estábamos cerca que ya no quedaba nada para llegar y que arriba podría hacer unas fotos
preciosas. Como sabe con que comprarme ¿eh? jaja por una buena foto a donde sea. Jaja.




Y en nada nos plantamos delante de la Torre de Montparnasse, un edificio imponente que
te quita el hipo. Pasamos el control de la entrada. (Toño se moría porque no le cogieran el 
anillo). Esto lo supe después claro, yo no me enteraba de nada, pero de nada nada. Nos
montamos en el ascensor y pulsamos el último botón con destino al cielo. No pudieron
escoger mejor nombre para el restaurante. Le Ciel de Paris, como estar en las nubes.



Nos recogieron los abrigos nos sentamos y algo de repente me pareció raro. Había un montón de
gente esperando y nosotros habíamos entrado como perro por su casa. Como sí nos esperaran.
Ahí fue el único momento en el que la cabeza me quiso decir algo pero dije venga hombre 
imposible, no puede ser. Me senté cogí la carta para ver que pedía para cenar y de repente
un camarero me trajo una tarjeta. Os juro que tenía tanta hambre que ni veía. La cosa
es que dije ah mira, será otra carta con sugerencias de la casa, la miré y de repente ponía
la gran frase. Martita, ¿Te quieres casar conmigo?


Sinceramente os juro que no podía creer lo que estaba leyendo. ¿Enserio? ¿Hola?
Aparte la vista del tarjetón y de repente ví a Toño con el anillo en la mesa con cara de
SÍ yo también estoy flipando jajaja. La verdad que me resulta muy difícil explicar lo que
sentí en ese momento. Se me encogió la tripa y me dio un vuelco al corazón. El estomago
se me apretó y la sensación fue única. No había sentido eso antes. Fue una mezcla de 
muchos sentimientos y emociones que me quitaron el hambre pero de golpe. Jaja
Ahora me río pero os juro que me quedé tan impactada que en el momento no reaccioné.
Al rato me di cuenta de lo que estaba pasando respondí el SÍ QUIERO y solté alguna
lagrimita, todo hay que decirlo. Pero al rato eh, yo creo que ya habíamos pedido y todo.

Os aseguro que fue la mayor sorpresa de mi vida. Nunca antes alguien había conseguido
sorprenderme tanto. Siempre suelo darme cuenta de todas las sorpresas y suelo cazarlas
antes pero con esta Toño me cogió completamente fuera de juego. Y se lo agradezco mil.


Espero que este post tan dulce os haya gustado tanto como a mí. Es uno de los más especiales
de la historia del blog y no sé sí algo tan tan mágico se volverá a repetir alguna vez más en
mi vida. Espero que sí, de emociones se vive, pero de esas que son tan difícil de explicar
es difícil tener muchas. ¡Nos vemos muy pronto con más novedades! Tengo un vídeo 10.


          



QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

1 comentario:

  1. Aww! That is soo lovely. Well done you.
    Happy kisses
    Jo

    ResponderEliminar